Crónica del Festival Gigante, por RUMBO A NABOOMBU

Viernes: Jornada 1

Llevábamos un año esperándolo de nuevo, 365 días atentos a novedades y al cartel del festival, y por fin llegó. La cuarta edición del Festival Gigante ya estaba aquí. Desde RUMBO A NABOOMBU se nos abrió un debate muy duro, teníamos acreditación de prensa para el Ebrovisión y también para el Gigante, por lo que un servidor envió a su mejor redactor (el Sr. Carlos Trueno) a Miranda de Ebro para que hiciera una pequeña expedición por tierras burgalesas en busca de un californiano que se hace llamar Ty Segall, aunque esa es otra historia.

El viernes fue un día largo y duro, tanto que no tuvimos tiempo de cenar. Yo, como Charles Peter Dj pinchaba a las 23h, y hasta entonces tenía que ver el máximo número de conciertos, ya que me iba a perder medio de Love of Lesbian y otro medio de Fuel Fandango, era una pena. Quizás los mejores del día fueron el dúo formado por Ale Acosta y Aurora. Ya les había visto en concierto, y seguramente les vuelva a ver, porque ya sabéis lo que dicen, “un indie puede cruzarse España entera de festival en festival”, y estos dos son unos fijos.

Así que, nuestra jornada empezó bajo el sol de Guadalajara a las cinco de la tarde para recoger pulseras. Después del necesario refrigerio era el turno de Los Coronas, había ganas de escucharles. Aunque les hayas visto con Corizonas, en solitario son otro rollo. Su surf-rock instrumental combina clásicos modo surf con temas propios, una gozada tocada por un musicazos.

Justo después, De Pedro, que venía con un EP calentito bajo el brazo, donde colabora con los protagonistas de la noche Fuel Fandango. Según caía el sol, aparecieron Niños Mutantes, con un sonido más renovado, más oscuro y macarra. Los culpables, César Verdú y Abraham Boba, de León Benavente. Después de hacernos corear su clásico “Errante”, dieron paso a los gigantes de la noche, Love of Lesbian. Balmes y cia, juegan ya en la liga de los grandes del pop español, así que todo lo que pueda decir de ellos es poco. Las canciones de “El Poeta Halley” suenan genial en directo. Me dio rabia tener que irme a la mitad, pero es lo que toca, ahora me tocaba jugar a mí.

Nuestro debut como Djs de RADIO ARREBATO fue una alegría de última hora que no vamos a olvidar, sobre todo cuando la gente del festival te lo hace pasar también. En cuanto acabamos, salimos pintando a ver el final de Fuel Fandango. Lo único que me repetían mis amigos y conocidos es que eran una puta pasada. Solamente asentía porque
tenían mucha razón.

Poco a poco el cansancio acabó apoderándose de nosotros, y pusimos punto y final del día con Shinova, que venían de petarlo en el Sonorama, y aunque la falta de afluencia fue notable en su concierto, ellos lo dieron todo.

Sábado: Jornada 2

Como ya viene siendo costumbre desde el primer año en que fuimos Gigantes. Es obligatorio (y recomendado), disfrutar del vermú alcarreño. Para empezar la mañana en la Plaza de Sto. Domingo, donde este año contamos con nuestros paisanos Yo, estratosférico. Volvimos a disfrutar de su cañero directo una vez más, y cada vez que los vemos mejor lo hacen. Posteriormente dieron paso al rock n’ roll de Desvariados y Julieta 21.

Después de alimentarnos y refrescarnos en las diferentes plazas programadas con DJs de Guadalajara, nos subimos de nuevo a la Fuente de la Niña, ya que teníamos una última cita con la pareja más “cool” de Guadalajara, los Ryjlen. Idealipsticks, que anunciaron este verano su punto final, pudimos volver a verles ¿por última vez? en directo.

El siguiente plato fuerte que esperábamos con ganas fue León Benavente. Ya sabíamos lo que hacen en directo, pero es que aunque les hayamos visto más de 5 o 6 veces no nos cansamos, porque lo que hacen no es normal. Reventaron el escenario principal a base de hits perfectamente encajados como “Ánimo, Valiente” o “Ser brigada”, y que no daban respiro para dejar de bailar.

Poco a poco iba cayendo el sol sobre Guadalajara, Coque Malla, otro señor con muchas tablas sigue tan fresco como siempre. La media de edad de los músicos de esta segunda jornada estaba cercana a los 40, pero ya sabes lo que dicen, los 40 son los nuevos 30, y que si no le pregunten a Nada Surf, mítica banda de los 90, dio buen ejemplo de ello. Hacía 10 años que les vimos por primera vez, y les esperábamos con ganas, muchas ganas, y la espera valió la pena.
Casi una hora y media cargada de clásicos y nuevas canciones de los de NY City. Probablemete la banda que más nos haya hecho ilusión en todos los Gigantes.

Con Iván Ferreiro, un poco más de lo mismo, le acabábamos de ver hacía menos de un mes, y no consigue defraudar. Cuando tienes entre tu set list, la cantidad de himnos que tiene Iván, es difícil no hacer bailar y desgañitar la voz de medio festival.

El último concierto lo pusieron Los Punsetes, de los que suelen decir, o es amas o les odias, yo creo que simplemente les tienes que entender. Y luego les empiezas a amar. Los que estaban a nuestro alrededor comprendieron que nosotros somos de los que les amamos un poco más después de cada concierto.

En definitiva otro festival Gigante que nos encantó. Muy buena organización, quizás en parte fue porque había menos gente que otros años, aun así para nosotros fue perfecta.

PD: Gracias a RADIO ARREBATO y al festival por dejarnos pinchar, lo pasamos Gigantes (era obvia
la broma ¿no?)

C.P.E.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *